GUÍA DE COMPRA DE TU MOCHILA PORTABEBÉS

Estás decidida a comprar una mochila portabebés para llevar a tu bebé pero no sabes por dónde empezar. ¡Es normal! En Kangarunga somos conscientes de que el asesoramiento es fundamental para que hagas la mejor elección y compres la mejor mochila ergonómica: aquella que se adapta a tus necesidades y a las de tu peque.

A continuación te explicamos todo aquello que debes valorar a la hora de comprar una mochila para portear a tu peque.

RECIÉN NACIDOS

Existen tres grandes grupos de mochilas portabebés ergonómicas para llevar a un recién nacido:

A) Mochilas portabebés evolutivas

Permiten llevar al bebé desde el nacimiento sin necesidad de reductores o adaptadores, dado que su panel se adapta a su crecimiento. Con ellas podrás portear desde el primer día hasta unos 2 o 3 años, al menos.

Si estás buscando un portabebés ergonómico y práctico, con una larga vida útil y fácilmente amortizable, te recomendamos que elijas una mochila evolutiva. Las mochilas evolutivas se adaptan al bebé y van creciendo con él, de modo que evitan reductores o adaptadores y sabes que siempre vas a llevar el tamaño del asiento regulado a la complexión que tenga tu peque.

En el post que enlazamos vas a encontrar esquematizadas todas las opciones de mochilas portabebés evolutivas que existen, explicándote qué sistema utiliza cada una para adaptar el panel, ya que varía de una marca a otra.

Dentro de las mochilas evolutivas tendríamos, a su vez, otros dos grandes grupos: 1) mochilas con panel de fular 2) mochilas con panel pre-formado. En ambas se puede ajustar el panel al tamaño del bebé, pero varía el tejido que conforma el asiento.

1) Mochilas evolutivas confeccionadas con tejido de fular

De entre las mochilas evolutivas cuyo panel está confeccionado con fular, una opción que recomendamos muchísimo es la Buzzidil, que nos ofrece un sistema de ajuste muy sencillo pero al mismo tiempo muy preciso.

Las Fidella Fusion son otro claro ejemplo de mochila evolutiva de fular, también con un sistema de ajuste del panel mediante cordones.

Resulta muy práctica la Mei-Chila de Storchenwiege, una mochila híbrida de mei-tai y mochila ergonómica, confeccionada también con tejido de fular, muy adaptable, que permite llevar niños desde el nacimiento y hasta unos 9-10 kg. Quizá su vida útil sea más corta que otras ya que no tiene tanto acolchado como las que estamos comentando pero es muy ligera, finita, no pesa nada y pliega muy bien.

2) Mochilas evolutivas con panel pre-formado

Otra opción nada descartable es optar por una mochila pre-formada pero igualmente evolutiva, para garantizar que vaya creciendo con tu pequeño y no tener que usar reductores o adaptadores.

La más conocida sería la nueva Ergobaby Adapt pero las Isara también son una excelente opción.

La Amazonas Smart Carrier es una opción interesante para los papás que buscan una mochila portabebés económica que al mismo tiempo ofrezca una larga vida útil. Gracias al elástico que lleva en su base, el ancho del panel puede adaptarse al tamaño del bebé por lo que podría usarse desde unos 2-3 meses (en función del desarrollo del pequeño) hasta los 15 kg.

B) Mochilas portabebés muy centradas en la etapa de recién nacido, con un periodo de vida útil más corto.

Dentro de esta categoría, las primeras mochilas portabebés que te podemos aconsejar son las Caboo.

Mochila Caboo Algodón modelo Berry

Las Caboo son mochilas confeccionadas en tejido de fular elástico, por lo que se adaptan muy bien al bebé y a quien lo lleva. En realidad son un fular elástico pero ya pre-anudado, de manera que se ponen sin dificultad alguna (por la cabeza, como si fueran una camiseta).

De una forma rápida y práctica tienes muchas de las ventajas del fular: adaptabilidad, suavidad, comodidad… Y evitas tener que aprender a anudar varios metros de tela, que te arrastre por el suelo, etc.

El único inconveniente de las Caboo es que se suelen quedar pequeñas pronto. El tejido tiene un soporte de unos 14 kilos, pero en la práctica no se suelen usar más allá de los 7-8 kilos, ya que a partir de ese punto se nota la falta de acolchado y de cinturón de la mochila. Además, en torno a los 6-8 meses los bebés suelen empezar a pedir subir y bajar a menudo y para esa etapa siempre nos resultarán más prácticas mochilas que sean más rápidas de quitar y poner.

Verás que hay varios tipos de Caboo para recién nacido:

  • Las Caboo Organic, con algodón orgánico.
  • Las Caboo Algodón, confeccionadas en algodón convencional.
  • Las Caboo NCT, la línea más económica, cuya banda de soporte adicional incorpora un tejido de malla especialmente transpirable.

Una mochila muy recomendable también son las Marsupi.

Son mochilas muy sencillas, inspiradas en los mei-tais, de pequeño tamaño, pensadas especialmente para los primeros meses de vida del bebé.

Se ajustan con velcros de manera totalmente intuitiva y no ocupan nada plegadas, más ligeras imposible.

Además son muy finitas, especialmente la gama Breeze, que lleva un alto porcentaje de lino en su composición.

Pesan muy poco y se pliegan fenomenal. Son perfectas para llevar a cualquier parte porque apenas ocupan espacio.

Su tacto es muy agradable, como el de las Caboo, y no presentan broches ni cintas por lo que resultan muy muy suaves.

El único inconveniente que presentan las Marsupi es el mismo que las Caboo: son mochilas muy centradas en la etapa de recién nacido, por lo que no se suelen usar más allá de los primeros 6-8 meses de vida. Esto es debido a que se quedan pequeñas de tamaño de panel y también a la falta de acolchado de tirantes y cinturón de la mochila.

C) Mochilas portabebés idealmente pensadas para bebés de mayor envergadura y que tienen un buen control de cabeza y espalda (es decir, bebés en torno a unos 6 meses en adelante).

Estas mochilas se pueden usar para portear a un bebé chiquitito, pero sería necesario utilizar reductor o adaptador. No son la opción que más recomendamos ya que se pierde adaptabilidad, que es lo que debemos priorizar siempre con un recién nacido.

Es posible que algunas ya te suenen o te las hayan recomendado: ErgobabyBoba 4GTulaManduca, Beco… Todas ellas incorporan algún tipo de reductor que permite su uso desde los 3.5 kg. Los sistemas varían de una mochila a otra y, como verás en los análisis que realizamos en nuestro blog, algunos nos gustan más que otros. En general, salvo que estés muy enamorado de esta opción y tengas claro sus inconvenientes, recomendamos evitar en lo posible los reductores o adaptadores ya que no garantizan la posición igual de bien, dan calor, hacen que la mochila abulte y, lo que quizá sea peor, muchos bebés no los soportan.

¿Has tenido gemelos o tienes dos bebés de distintas edades que vas a portear?

Si te has planteado el porteo doble, la mochila TwinGO es la primera mochila portabebés doble que sí es ergonómica.

BEBÉS DE MÁS DE 6 MESES

En este apartado englobamos a los bebés que pesan al menos unos 7 kilos, tienen un buen control de su cabecita, se sostienen sentados por si solos (o están a punto de conseguirlo). Las mochilas pensadas para utilizar a partir de esta franja de edad nos ofrecen un panel adaptado a su envergadura y un excelente acolchado, para que tanto el bebé como la persona que lo lleva disfrute de un #FelizPorteo durante todo el día.

Seguro que muchas de estas mochilas portabebés ergonómicas os suenan porque son las más conocidas:

Tula, una marca muy prestigiosa que nos ofrece una mochila con un buen acolchado, excelente ajuste y un panel de algodón realmente fino y flexible. Sus modelos cambian constantemente de modo que los papás que eligen comprar una mochila portabebés Tula saben que han elegido un diseño prácticamente único.

Boba 4G, una mochila muy completa, totalmente en algodón, con diseños ya míticos como la Boba 4G Tweet o la Boba 4G Kangaroo.

Beco Soleil, una mochila portabebés ligera, muy versátil y con estupendo ajuste al porteador, además de preciosos diseños.

Ergobaby, una de las marcas más conocidas del mercado y con una gama realmente impresionante para elegir la que más se adapte a tus gustos: Ergobaby Original, en algodón convencional; Ergobaby Organic si apuestas por el algodón orgánico; Ergobaby Performance, para las familias que necesitan un extra de transpirabilidad o su primera mochila evolutiva, la mochila Ergobaby Adapt.

Manduca, otra de las mochilas portabebés más reconocidas en todo el mundo, ofrece a los papás una mochila versátil con un ajuste fantástico y una amplia gama de diseños entre los que elegir.

Isara, unas mochilas portabebés muy cuidadas en todos los detalles y con un panel evolutivo que permite adaptarse al crecimiento del bebé.

PhysioCarrier, la primera mochila de la prestigiosa marca JPMBB, una mochila con panel de malla súper transpirable, que podemos tapar cuando no necesitemos utilizar esa característica. Su panel, además, puede adaptarse en alto.

¿Buscas una mochila portabebés muy ligera, para porteo muy ocasional y un precio ajustado?

La Boba Air y la Caboo DXgo son una alternativa ideal.

BEBÉS GRANDES, LOS LLAMADOS “TODDLER”

Si tu peque ya ha crecido, pesa ya más de 11 kilos y mide al menos 82 cm, lo ideal es que te plantees una mochila toddler, es decir, una mochila portabebés ergonómica mucho más grande y acolchada, pensada para llevar bebés grandotes con total comodidad.

La mas conocida y una de las que más recomendamos es la Tula Toddler. Una mochila con todas las ventajas de la Tula de talla baby (un buen acolchado, excelente ajuste y un panel de algodón realmente fino y flexible) pero con unas dimensiones mucho mayores, con la que podrás portear con comodidad durante horas a tu niño de hasta 22 kg.

Con características similares pero con un respaldo más alto y acolchado en la zona superior del panel, la Beco Toddler es una muy buena opción, con un soporte además de hasta 28 kg.

Muy interesante es también la Isara Toddler, ya que al tratarse de una mochila evolutiva podrías usarla desde desde unos 10 meses de edad (mínimo 8-9 kg) hasta los 4-5 años (20 kg) gracias a su panel ajustable tanto en alto como en ancho.

#Feliz_Porteo