No lleves a tu hijo mirando hacia fuera en tu mochila portabebés

No lleves a tu hijo mirando hacia fuera en tu mochila portabebés

Cuando vemos papás llevando a sus bebés por la calle en mochilas convencionales (denominadas coloquialmente “colgonas”) es muy habitual ver que han colocado al niño mirando hacia fuera. De hecho, una de las fotos promocionales más habituales en este tipo de portabebés es la de un niño colgando de la mochila y mirando hacia el mundo (front facing lo denominan en inglés).

Muchos padres piensan que esta es una posición estupenda para sus hijos, que lo quieren ver todo, y se decantan por mochilas que se publicitan con esas imágenes en la creencia de que ofrecen un plus, una ventaja adicional, frente a otras que no permiten esa posición.

Nada más lejos de la realidad. Si llevar a un bebé colgando de sus genitales en una mochila de este tipo ya de por si es poco recomendable, transportarlos en esa posición es aún más perjudicial.

Mochilas mirando hacia fuera

Aunque son muchas las  razones para evitar esta posición, para no extendernos demasiado os vamos a enumerar las 5 razones más importantes para no llevar a vuestros hijos mirando hacia fuera en una mochila portabebés:

 

1. Esta postura fuerza la espalda del bebé

Los bebés, de manera natural, tienen su espalda curvada, en forma de “C” (cifosis). Poco a poco, con el paso de los meses, irán adquiriendo mayor tonicidad muscular y podrán sujetar primero la cabeza y después serán capaces de sostenerse sentados, gatear y, finalmente, caminar. Paulatino a este desarrollo se irá modificando la forma de su columna, hasta alcanzar una forma de “doble s”.

Desarrollo de la columna vertebral en el primer año de vida
Fuente: Carried with Love

En una mochila convencional, que no se adapta ni ofrece soporte a la columna del bebé, la columna se ve forzada a estirarse de forma artificial. Si a esto le unimos el llevar al niño de cara al mundo, tenemos a un bebé con su espalda estirada y holgada en el portabebés, tratando de inclinarse hacia atrás para compensar el hueco que queda entre su cuerpo y el de su papá.

De esta manera, la mochila no le ofrece ningún soporte a su columna y además le obliga a forzarla aún más, para compensar el efecto de la gravedad.

Como consecuencia de esto, el bebé no sólo está llevando su propio peso sino que con cada paso del porteador está absorbiendo cada uno de esos pequeños “impactos”.

 

2. No da soporte a la cabeza del bebé

Un bebé que viaja mirando hacia fuera carece de cualquier tipo de soporte que le sostenga la cabeza en caso de necesitarlo. Es cierto que la mayoría de las marcas que venden portabebés que permiten esta posición advierten de que no se deben usar antes de que el bebé tenga control cefálico pero se olvidan de que los bebés siguen necesitando de apoyo para descansar y dormir.

Un bebé que viaja mirando hacia fuera no puede dormirse sin que le cuelgue la cabeza, pues no podrá apoyarla en el pecho de su papá o mamá como sucede cuando viajan mirando hacia dentro.

Si quiere reclinar su cabeza para descansar, deberá forzar su columna aún más para poder apoyar la parte posterior de la misma en el pecho de quien le lleve, algo que se aprecia muy bien en la foto principal de este artículo.

 

3. El bebé pierde la referencia visual con sus padres

Los bebés más pequeños no tienen conciencia de permanencia del objeto, es decir, aquello que no ven, no existe. Un bebé que viaja mirando hacia fuera y no puede ver a sus padres, se siente solo y no tiene capacidad para expresarlo.

La referencia visual con los padres es un punto fundamental de la crianza en el ser humano y se da también en los primates, ayudando a la formación del vínculo que nos une a nuestros semejantes. Un bebé que es transportado junto a su figura de apego, al alcance de su vista, puede ir descubriendo el mundo desde su altura al mismo tiempo que permanece en constante contacto. Ante estímulos que le inquieten, mirará a su padre o su madre para ver cuál es su respuesta e irá procesando esa información desde la seguridad que ellos le ofrecen.

Más aún, el permanecer en contacto estrecho favorece que los padres puedan descubrir tempranamente las necesidades de sus hijos, adelantándose a situaciones de llanto, que siempre es el último recurso del niño para mostrar su incomodidad. Cuando llevamos al bebé mirando hacia nosotros podemos, por ejemplo, darnos cuenta enseguida de las primeras señales de hambre o de malestar, percibir si ha regurgitado o tiene mucosidad que le molesta, etc.

 

4. Los bebés se sobre-estimulan

Los bebés están descubriendo un mundo que desconocen y no disponen de nuestros mecanismos adultos para poder regular el estrés. Por ello, necesitan poder refugiarse apoyando la cabeza contra el pecho (o la espalda) de su papá o mamá siempre que lo necesiten.

Ellos son los que tienen que seleccionar el nivel de estímulo que necesitan y, de hecho, llevar a los bebés en una posición elevada y junto a sus padres es una estimulación fantástica siempre que puedan ser ellos quienes determinen qué quieren ver y durante cuánto tiempo.

 

5. Es incómoda para quien lleva la mochila en esa posición

Como hemos comentado anteriormente, si el niño va mirando hacia fuera va colgando e inclinado hacia delante, lo que modifica drásticamente el centro de gravedad del porteador. Para tratar de compensar este peso, el porteador terminará arqueando la espalda hacia atrás, una posición molesta, incómoda y que sobrecarga la espalda.

 

Pero, ¡es que mi bebé quiere verlo todo!

Muchas veces se insiste en que los bebés son muy curiosos, quieren verlo todo y por eso es necesario ponerles en esta posición.

Un niño que quiere ver lo que pasa a su alrededor puedo hacerlo perfectamente por los lados cuando va pegado al pecho de sus padres. Pero también existen otras posiciones en las que se les puede llevar cuando entran en ese etapa, por ejemplo, colocado en la cadera del porteador. O puede ir a la espalda, mirando por encima del hombro.

El porteo ergonómico ofrece posiciones ideales para niños curiosos mientras que conserva la seguridad y comodidad de ambos.

 

 UTILIZA EL CÓDIGO “FELIZPORTEO_KANGARUNGA” PARA BENEFICIARTE DE UN 5% DE DESCUENTO EN LA COMPRA DE TU MOCHILA PORTABEBÉS 

¡Quiero portear ya!

 

Más información | Mochilas portabebés ergonómicas vs mochilas colonas: 6 diferencias básicas

15 Comentarios
  1. […] Si quieres saber más sobre este tema, no dejes de leer nuestro artículo No lleves a tu hijo mirando hacia fuera en tu mochila portabebés. […]

  2. […] no lleves a tu hijo mirando hacia fuera en tu mochila portabebes […]

  3. Walewska 06/08/2014 at 16:12 - Reply

    Eva, estupendérrimo artículo sobre el que no tengo nada que añadir. Sólo ¡bravo! y que estoy difundiéndolo porque cuanta más gente se entere mejor

  4. Marta ropa original bebé 07/08/2014 at 16:58 - Reply

    Pues por mi experiencia con mi hija en la que desconocía todo lo importante para saber portear bien, nos regalaron en su momento una mochila que no era ergonómica por lo que era una agobio para nosotros y también para mi hija ir en ella, así que al final pasamos de portear y lo abandonamos, si fuera ahora tendría muy claro que hay que informarse muy bien para adquirir la mochila ergonómica más adecuada y llevar al bebé en la mejor posición tanto para él como para los porteadores. Muy interesante y práctico este artículo.

    • Eva - Mochilas Portabebes 07/08/2014 at 17:16 - Reply

      Le ha pasado a muchos padres, Marta. Es una pena porque el porteo además de ser una experiencia maravillosa es práctico a más no poder y muchos padres no lo disfrutan por este motivo. Pero, bueno, ¡poquito a poco se hace camino! Me alegra que te haya parecido interesante el artículo, un abrazo.

  5. Ainhoa 08/08/2014 at 12:44 - Reply

    Eva, creo que has hecho un resumen estupendo. Gracias por tu trabajo!!
    Como bien dices, todos podemos cometer errores, lo que no nos podemos permitir es no aprender de ellos!

    Un abrazo!!

  6. Jordi Garcia 28/08/2014 at 22:41 - Reply

    El articulo es muy correcto y cierto, pero no estoy del todo deacuerdo con tus afirmaciones, “asi no” es muy drástico…

    Me explico:

    1- la postura fuerza la espalda… bueno. Pues no lo lleves 1 hora asi. Llevalo 15, 30 minutos algun dia y seguro que no se le deformará nada. Entiendo que es cuestión de medidas, tampoco es bueno llevarlo 5h en un cochecito por muy ergonomico que sea, no?

    2- no da soporte a la cabeza… pues eso, llevalo un rato cuando ya sostenga la cabeza por si solo, no antes. Si se le cae la cabeza no lo pongas ahi. Ni se lo des a sostener a su hermanito de 5 años que no sabe sostenersela. Es de cajón.

    3- pierde la visual con los padres. Si. Cuando me voy a trabajar tampoco me ve… es tan simple como que el otro padre se ponga un poco delante y al lado de la mochila y ya vera a alguien conocido. Cuando lo dejo con los abuelos tambien nos pierde de vista y no creo que tenga demasiados problemas en su crecimiento.

    4- se sobrestimula. En el cochecito también, no? Y no se puede apoyar en mi pecho. Tampoco es lo ideal, pero con medida tampoco puede ser perjudicial.

    5- es incomodo para el porteador… como tantas otras cosas. Despertarse por la noche 1000 veces, meterlo en el coche, bañarlo. Hay tantas cosas incomodas que se hacen con placer por nuestros hijos… a mi no me viene de eso si quiere verlo todo y se ríe. Cuestión de llevarlo menos rato para no romperte la espalda y compartir el paseo entre los dos padres.

    Resumiendo mi punto de vista, sin ser profesional de las mochilas, com moderación no puede ser perjudicial, no os parece??

    • Eva - Mochilas Portabebes 02/09/2014 at 11:08 - Reply

      Hola Jordi. La cuestión es que es puedes llevar a tu bebé de una forma cómoda y saludable sin límite alguno o puedes llevarlo partiéndote la espalda y forzando la postura de tu bebé. Ya con esta información cada papá es libre de decidir 🙂

  7. […] va enganchado por lo que resulta difícil de acoplar y tampoco parece servir para mucho ya que en ningún caso vamos a llevar al bebé mirando hacia fuera. Podría servir, quizá, para evitar que el bebé sude esa zona en exceso en verano ya que podría […]

  8. IRIS 09/08/2015 at 23:19 - Reply

    Muchas gracias por el articulo.Muy útil.
    Yo me decidí por comprar un portabebé ergonómico (manduca).
    Al principio porteaba a mi bebé desde muy bebé pero de un día a otro ya no le gustó.
    No entendía porqe y no tardé mucho en averiguar qe pasaba calor y estaba incomoda.Así qe se me acabó el chollo de llebar a mi bebesita sin carrito y dormidita encima mio.
    Bueno espero qe cuando acabe este verano…le vuelva a coger cariño como al principi
    o.
    De todas las mochilas portabebés creo qe una de las mejores.Es ergonomica,la puedes llevar bastante rato sin molestias y aguanta hasta bastante peso de bebé.

  9. […] Las mochilas ergonómicas no permiten la posición mirando hacia fuera porque se trata de una posici…. No es un capricho sino pura ergonomía: la posición mirando hacia fuera impide que la postura sea fisiológica y, por tanto, atenta contra los principios del porteo ergonómico.Por más que insistan algunos fabricantes, la posición mirando hacia fuera nunca podrá ser ergonómica para el bebé ni para quien lo lleva, y todo ello sin mencionar otros defectos graves que ofrece esta posición como impedir al bebé descansar o refugiarse cuando lo necesite, exponiéndole a un estímulo excesivo que no puede controlar. […]

  10. oscar 21/08/2016 at 20:05 - Reply

    Interesante artículo. La mochila Moltó Multiposition 3 en 1 que vendéis no es aconsejable entonces??

    • Eva - Kangarunga 21/08/2016 at 20:24 - Reply

      Hola Óscar,

      No vendemos ese modelo que comentas.

      Somos la única tienda en España especializada en mochilas portabebés ergonómicas. No vendemos ninguna mochila que no lo sea. Todas las mochilas las hemos probado a fondo, no os ofrecemos nada que no usaríamos con nuestros hijos.

      De Moltó tenemos la Ergonomic Confort Carrier, que sí es ergonómica.

      Saludos!

  11. Eugenia 09/09/2016 at 00:17 - Reply

    Hola muy interesante articulo. Lástima que ergonomica o no, a nosotros no nos sirve!!! Hace rato busco cómo poder usar un fular con mi bebé y no encuentro respuesta, xq creo, no la hay. Es que mi bebé (de 4 meses) nació con pie bot y para su tratamiento utiliza unas botitas unidas x un barral fijo, q separa sus piernas a distancia d su cadera.
    O sea… Como se debe utilizar una mochila o fular, con el bebé hacia el pecho No podemos xq no él puede separar del todo sus piernas. Y hacia el mundo tampoco xq sino lo llevo con la cabeza colgando y todo lo demas q aqui se explica…
    Nada mas que decir, los discapacitados siempre tienen éstos inconvenientes, no pueden disfrutar de las mejores cosas.
    Saludos

Deja tu Comentario

Your email address will not be published.