Displasia de cadera y mochilas portabebés

Displasia de cadera y mochilas portabebés

Una de las pruebas que hacen los pediatras en las primeras revisiones a un bebé recién nacido es comprobar si la movilidad de la cadera es normal o si por el contrario el fémur está inestable dentro del acetábulo de la cadera y tiene tendencia a salirse.  Recordemos que el fémur encaja en la cadera con una articulación de rótula, es decir, acaba en una “bola” que debe encajar correctamente en un “compartimento” de la cadera, llamado acetábulo.

Esta comprobación, llamada Maniobra de Ortolani, está dirigida a comprobar si el bebé padece una luxación de cadera (es decir, si tiene facilidad para que el fémur se salga de su acetábulo) ya que ésta podría derivar en una displasia de cadera: una deformación de los huesos de la cadera producida por el mal asentamiento del fémur en su acetábulo, que produciría que las piernas del bebé tuvieran peor desarrollo que en caso de que todo estuviera correcto.

Esta afección es relativamente frecuente ya que cuando el bebé nace los huesos aún no han acabado de consolidarse. Algunos bebés tienen mayor tendencia a padecerla, por ejemplo aquellos que en las semanas anteriores al parto estaban de nalgas, por la presión que dicha postura ejerce sobre sus muslos y cadera.

En caso de que el pediatra sospeche que existe displasia de cadera mandará pruebas adicionales, normalmente ecografía o radiografía de caderas. Si finalmente se confirma, las medidas habituales serán colocar un arnés de Pavlik o una férula de Milgram hasta que los huesos del bebé se hayan consolidado lo suficiente para impedir que el fémur abandone la posición saludable dentro del acetábulo de la cadera. En la gran mayoría de los casos, con un diagnóstico a tiempo, se corrige con facilidad en poco tiempo.

 

La displasia de cadera y las mochilas portabebés no ergonómicas o colgonas

Por desgracia, es fácil encontrar en muchas tiendas mochilas portabebés muy poco saludables. Son mochilas no ergonómicas, coloquialmente las llamamos colgonas porque el bebé va colgando, con las piernas bamboleándose, los brazos colgando también, con su peso recayendo en sus genitales, la espalda completamente recta y un soporte rígido para su cabeza.

En una mochila en la que el bebé lleva sus muslos hacia abajo, colgando, es evidente que se está favoreciendo que el fémur abandone su acétabulo por mero efecto de la ley de la gravedad. Si el bebé tiene una propensión hacia la luxación de cadera, el uso de este tipo de mochilas no hará sino incrementar el riesgo de que se presente una displasia de cadera.

Mochila colgona vs mochila ergonómica Emeibaby

Algunas marcas que fabrican de este tipo de mochilas nada recomendables se defienden asegurando que no existen estudios al respecto. ¡Afortunadamente! Los papás, como es lógico, no prestarían a sus hijos para someterlos a un uso continuado de un producto que eventualmente podría causarles daños. Es por esta misma razón por la que no existen muchos estudios sobre el potencial lesivo de determinados productos, tratamientos o medicamentos en embarazadas o niños pequeños, dado que la experimentación plantea numerosos conflictos éticos. Sea como sea, creemos que la lógica, la prudencia y la ética deberían regir siempre en el día a día de aquellos que trabajamos con niños y familias, aplicando nuestros conocimientos para ofrecer a un grupo de población tan delicado siempre lo mejor y lo más respetuoso para su salud y desarrollo.

En cualquier caso, “lo bueno” de este tipo de mochilas no ergonómicas es que siendo tan incómodas como realmente son, tanto para los bebés como muy especialmente para los papás, el uso nunca podrá ser lo suficientemente continuado como para que se produzca un daño en los niños. O al menos no lo suficiente como para poder demostrarlo. “Lo malo”, es evidente, es que seguirán fabricándose, pues la ergonomía, el respeto a la salud postural de niños y padres, la comodidad y la excelencia en el diseño de un producto no son objeto de homologación en España.

 

La displasia de cadera y las mochilas portabebés ergonómicas

Las mochilas ergonómicas son, ante todo, mochilas respetuosas con el cuerpo de los bebés y de los papás que los llevan.

Ergonomía significa adaptación y eso es lo que hacen las mochilas portabebés ergonómicas: adaptarse al cuerpo del bebé y respetar su posición natural, favoreciendo en el caso de éste artículo que nos ocupa hoy, un correcto posicionamiento del fémur dentro de su acetábulo.

Infografía pelvis - Displasia de cadera y portabebés ergonómicos

Por esta razón cada vez son más los médicos que ante una sospecha de displasia de cadera, o incluso cuando se ha diagnosticado ya y se ha colocado un arnés o una férula, recomiendan a los papás comprar una mochila ergonómica para transportar a sus bebés. Son muchos los casos que recibimos y que han experimentado una notable mejora con una medida tan simple y tan cómoda como portear a su bebé y mantenerle menos tiempo estirado en una cuna o un carrito.

El Instituto Internacional de la Displasia de Cadera (International Hip Dysplasia Institute) proporciona información muy interesante sobre esta cuestión en este enlace (en inglés).

 

Nuestra recomendación, como expertos en porteo ergonómico, es apostar siempre por una mochila portabebés ergonómica. Por salud, por comodidad y por practicidad.

Como la primera tienda en España especializada en mochilas portabebés elegimos ofreceros solamente lo mejor, aquello que nosotros usamos con nuestros hijos. Y es por ello que os ofrecemos la mayor gama del mercado de mochilas portabebés ergonómicas, siempre ergonómicas. Aquí no encontraréis ninguna mochila que no lo sea.

Ofrecer la mayor variedad de mochilas portabebés ergonómicas significa que nosotros elegimos poner a vuestra disposición un producto:

– Cómodo,

– Versátil,

– Saludable,

– Práctico,

– Fácil de utilizar,

– Amortizable a corto, medio y largo plazo y

– Lleno de amor.

Con una mochila portabebés ergonómica vais a prevenir (e incluso podréis mejorar):

– La displasia de cadera,

– La plagiocefalia postural,

– El cólico del lactante,

– Favoreceréis la lactancia materna,

– La consolidación del vínculo con los padres…

¡Los beneficios del porteo con una mochila ergonómica son infinitos!

7 Comentarios
  1. […] en una mochila ergonómica contribuye a un desarrollo sano de su columna y caderas, previniendo la displasia y ejerciendo un efecto beneficioso en los casos en los que ésta ya se ha […]

  2. […] encajada en el acetábulo de la cadera, permitiendo un adecuado desarrollo de la cadera (lo que previene la displasia).Las mochilas colgonas, precisamente, han adquirido esta denominación coloquial porque por su […]

  3. […] 2º.- Las mochilas ergonómicas garantizan un asiento lo suficientemente ancho y profundo para el bebé como para permitirle ir sentado, no colgado. Una mochila portabebés ergonómica permite al niño mantener una saludable posición de ranita, es decir, con sus piernas flexionadas y abiertas (en unos 45º  y flexionadas en unos 100º) siempre conforme a su desarrollo y rodillas más elevadas que el culete, permitiendo que la cabeza del fémur encaje correctamente en el acetábulo de la cadera, de forma que ésta se desarrolla de manera óptima (lo que, de paso, previene la displasia). […]

  4. Patricia 29/11/2016 at 20:58 - Reply

    Hola os compre una mochila Marsupi que uso de manera intermitente, tengo una bebe que el lunes cumple siete meses y que quizá tenga displasia, me recomendais el porteo con la Marsupi.
    Gracias

    • Eva - Kangarunga 30/11/2016 at 09:49 - Reply

      Hola Patricia, no me comentas su peso y altura pero en principio, si tiene 7 meses, la Marsupi le irá quedando ya pequeña. Seguramente es el momento de escoger una mochila más grande, que garantice una óptima posición de ranita. Gracias a ti.

  5. patricia 30/11/2016 at 10:02 - Reply

    Hola Eva, pues mira pesará como 7 kgs y 69 cm o algo así. Entonces la marsupi me es cómoda pero es cierto que empieza a quedarse un pelín pequeña, no sé cuál sería buena para después (una boba, una manduca). Le preguntaré al traumatólogo en todo caso.
    Gracias por el asesoramiento posterior a la compra; nosotros os compramos la mochila para nuestro primer hijo (fue un regalo de papá Noel en 2013) así que os recomiendo
    Un abrazo, Patricia

    • Eva - Kangarunga 30/11/2016 at 10:05 - Reply

      Hola Patricia, si te parece, cuando hables con el traumatólogo lo vemos. Si tiene displasia yo me iría a por alguna mochila evolutiva, mejor aún si tiene panel de fular, como las Buzzidil. Así le daría un soporte óptimo, que es lo que se necesita siempre pero muy especialmente cuando hay displasia. Cualquier cosa nos tienes en hola@kangarunga.es. Un abrazo!

Deja tu Comentario

Your email address will not be published.