Boba Carrier 3G modelo Lila

¿Cómo dar el pecho en una mochila portabebés ergonómica?

Una de las ventajas más interesantes que nos ofrecen las mochilas ergonómicas es poder dar el pecho a nuestros hijos sin necesidad de sacarlos del portabebés, incluso mientras continuamos haciendo otras actividades.

Para mamás de más de un niño, poder amamantar a uno de ellos mientras se atiende al otro o a otras cuestiones puede ser un gran aliado para poder seguir con una rutina diaria, especialmente en los primeros meses de vida del bebé, en los que la demanda del lactante es constante.

Además de práctico para los papás, los bebés se benefician de mamar en esta posición erguida frente a la tumbada. Algunos bebés regurgitan o pueden padecer de reflujo, a veces porque el músculo superior de sus estómagos no está maduro del todo. Para ellos es muy positivo mamar estando erguidos, evitando o reduciendo en muchos casos estas molestias que pueden llegar a ser muy molestas para el bebé.

Para aquellas mamás que buscan discreción a la hora de dar el pecho, la mochila porta bebés puede ser una gran aliada, pues nos permite amamantar sin que apenas se nos vea, pudiendo recurrir, adicionalmente, al uso de la capucha que (casi) todas incorporan, protegiéndonos completamente de posibles miradas ajenas.

¿HACE FALTA ROPA ESPECIAL?

Para dar el pecho en una mochila portabebés sólo necesitamos una ropa que nos resulte cómoda por su fácil acceso, pero será cada mamá quien determine con cual se siente más cómoda.

Hay mujeres que prefieren las blusas y camisetas con botones, otras optan por ropa específica de lactancia, algunas se sienten más cómodas con ropas escotadas que permiten su acceso por la parte superior y muchas optan por levantar el jersey o la camiseta que lleven puesto.

Una combinación que puede resultar práctica y que muchas mamás utilizan es combinar una camiseta interior (las hay específicas de lactancia, con tirantes que se pueden desabrochar) con una parte de arriba normal. De este modo, se puede elevar la capa exterior, que nos taparía la parte superior del escote, protegiéndonos de miradas ajenas, y permaneceríamos tapadas completamente (sin exponer nuestro vientre o riñones al aire). Con esta técnica la zona de pecho que queda al descubierto es mínima y queda cubierta tanto por la mochila portabebés como por la propia cabeza del niño.

Cada mamá encontrará la ropa con la que se sienta más a gusto y le resulte más fácil para dar el pecho.

CÓMO AMAMANTAR EN UNA MOCHILA PORTABEBÉS ERGONÓMICA

Lo único que necesitamos para poder dar el pecho mientras llevamos a nuestro hijo en una mochila portabebés es que éste pueda alcanzar fácilmente la mama, de manera que ambos estén cómodos.

La forma en la que consigamos que el bebé alcance el pecho va a depender en gran medida del tipo de mama que tengamos:

– Algunas mujeres con pecho (relativamente) grande y flexible son capaces de moverlo y dirigirlo con facilidad hacia el niño, de forma que apenas tienen que modificar la posición de éste en el porta bebés para que pueda alcanzarla.

– Sin embargo, otras mujeres con pechos menos flexibles o pequeños no pueden manejar la mama a su antojo, por lo que necesitaran que el niño se coloque frente al pecho para que pueda mamar.

En cualquier caso, se trata de soltar las hebillas que regulan los tirantes de la mochila de forma que el niño descienda lo necesario hasta poder alcanzar el pecho.

Para que lo coja la primera vez siempre podemos ayudarle, sosteniendo y orientando el pecho con nuestra mano.

Dar el pecho Boba Carrier 3G 1
Dando el pecho en una mochila Boba Carrier 3G, ayudamos al bebé a cogerlo orientándolo con nuestra mano.

Los bebés más pequeños, por su falta de tonicidad muscular, deberán estar muy bien colocados a la altura justa para poder llegar, mientras que los bebés más grandecitos, que saben buscar el pecho por si solos, serán capaces de amoldarse, incluso doblarse un poco, para alcanzar el pecho sin problemas.

Si vamos a estar un rato amamantando y/o haciendo otras actividades, podemos fijar la mochila en esa posición que nos resulta cómodo a ambos, de manera que podamos seguir teniendo las manos libres.

Como ya hemos dicho, amamantar en una mochila resulta una forma discreta de alimentar y consolar a nuestros hijos, y además siempre contamos con la opción de taparnos con la capucha si así lo deseamos.

Amamantar en una mochila portabebés

Una vez que haya terminado de mamar el niño, volvemos a ajustar la mochila y listo. ¡Muy sencillo!.

4 Comentarios
  1. […] Si le das el pecho, podrás hacerlo sin tener que interrumpir lo que estés haciendo, con las manos libres y de una forma totalmente discreta. En este post te explicamos cómo dar el pecho en una mochila portabebés. […]

  2. […] Desde el punto de vista psicológico, llevar al bebé junto a nosotros favorece la producción de oxitocina, la llamada hormona del amor, que además juega un papel importante en el establecimiento y mantemiento de la lactancia materna. Precisamente, dar el pecho en una mochila portabebés es fácil, práctico y discreto. […]

  3. […] el pecho en una mochila portabebés es muy sencillo. Como explicamos en este artículo, tan sólo será necesario que aflojemos las cintas hasta conseguir colocar al bebé a la altura […]

  4. […] ¿Cómo dar el pecho en una mochila portabebés ergonómica? […]

Deja tu Comentario

Your email address will not be published.